UN PASO MÁS PARA QUE LAS COMPAÑERAS VUELVAN AL LUGAR DEL QUE NUNCA DEBIERON SALIR.
BASTA DE PERSEGUIR A LOS/LAS TRABAJADORES

CIERRE INMEDIATO DEL VERGONZOSO SUMARIO!!!!!


¡Una victoria de la lucha docente!
La Jueza María Soledad Larrea dictó una medida cautelar ordenando la restitución a sus cargos de las docentes Elsa Vincová y Alejandra Bellini, del JIC 2 DE 12 de Flores a partir del primer día del ciclo lectivo 2016. 
La Justicia dio lugar al amparo judicial presentado conjuntamente por Ademys, UTE, Camyp, Sedeba, las docentes afectadas y las familias del Jardín, considerando la no responsabilidad de las docentes en el caso del asesinato del niño Agustín Marrero, el grave perjuicio que la separación de las docentes implicó para los niños del Jardín, y el dictamen de la Junta de Disciplina que planteaba que no se observan hechos que pudieran ser analizados desde el punto de vista disciplinario.
Este fallo constituye un triunfo de la lucha docente, que se expresó en el masivo paro y movilización del 15 de julio pasado, y en las demás acciones y movilizaciones que llevamos adelante, no sólo exigiendo su restitución sino también el cese del sumario administrativo a las compañeras. 

Ingresamos en la segunda mitad del mandato en la conducción de ADEMYS Declaración del Frente Multicolor


Una dirección con la perspectiva de organizar al gremio por nuestras reivindicaciones

El Frente Multicolor en Ademys está conformado por varias agrupaciones que nos propusimos la lucha común por un sindicato independiente, democrático y de lucha en defensa de la educación pública, los derechos salariales y laborales de los docentes, y para enfrentar las reformas antieducativas y los ataques a nuestras condiciones como trabajadores de la educación.
Somos parte de la Multicolor: Lista de Maestros y Profesores, Tribuna Docente, la 9 de Abril, Colectivo Docentes En Clase, la Simón Rodríguez, Ni Calco Ni Copia y compañeros independientes.
Como conducción del sindicato, desde nuestra asunción el 3 de diciembre de 2013,  hemos desenvuelto intensas luchas contra el gobierno de Macri y su política antieducativa y de ataque a las condiciones laborales de los trabajadores. En ese marco, la nueva conducción organizó un cuerpo de delegados, tarea pendiente en la organización del gremio.
Como resultado de los pactos de distintos sindicatos con el gobierno de la Ciudad, se ha impuesto una situación salarial sumamente perjudicial para el conjunto de la docencia, y se instaló una diferenciación salarial a la baja con miles de docentes afectados, así como una desvalorización de la hora cátedra. Hemos denunciado sistemáticamente este cuadro de disolución del salario y hemos develado en qué consistían estos acuerdos espurios y engañosos. Todas las acciones realizadas en este sentido, le han puesto un freno a este proceso en el que tanto el gobierno como algunos sindicatos pretendían avanzar aún más.
Hemos impulsado paros, movilizaciones, ceses de tareas, concentraciones, recursos de amparo, y distintas acciones en rechazo a los acuerdos salariales.
Llevamos adelante campañas específicas en las escuelas por las condiciones de infraestructura, denunciando el ajuste presupuestario, las tercerizaciones en las obras de refacción y el reclamo de la declaración de la emergencia edilicia en las escuelas de la Ciudad.
Somos el único sindicato que ha luchado contra la aplicación de las reformas (NES), contra la evaluación externa, las modificaciones arbitrarias al Estatuto Docente, la inscripción on line para estudiantes y docentes, y hemos elaborado junto a la comunidad educativa un relevamiento para un plan de construcción de jardines y escuelas ante la falta de vacantes desplegando una intensa campaña que tuvo la participación del conjunto de la comunidad.
En la Mesa Salarial y de Condiciones Laborales fuimos el único sindicato que presentó por escrito un amplio pliego de reivindicaciones que dejó en evidencia el carácter totalmente falaz de ese organismo para avanzar en una solución integral a los problemas educativos, salariales y laborales de la docencia.
Sostuvimos un método asambleario como órgano de decisión de las acciones con fuerte protagonismo de los docentes afiliados y no afiliados, aportando y promoviendo un canal de organización al conjunto de la docencia porteña.
Nuestro sindicato impulsó la unidad y coordinación con otros sindicatos docentes a nivel nacional y participamos activamente en los distintos encuentros nacionales de la oposición que tuvo la política de enfrentar los ataques a la educación pública desarrollados por el gobierno nacional, los distintos gobiernos provinciales y el de la Ciudad.
Junto con diversos sectores del movimiento obrero combativo, participamos activamente de los paros nacionales con la perspectiva de convertirlos en paros activos como expresión programática y metodológica de los trabajadores, superando los límites de la regimentación de la burocracia sindical convocante, y de los sectores de la burocracia sindical oficialista que se manifestaron en contra del paro en defensa del gobierno nacional.
Como parte de nuestro programa, sostuvimos el fondo de lucha con la donación del plus de Junta de los vocales de las Juntas de Clasificación con el cual aportamos a docentes de otras jurisdicciones en distintos conflictos, y a las luchas de numerosos gremios y fábricas.
Además, desarrollamos un conjunto de actividades pedagógicas, culturales, políticas y sociales, al tiempo que hemos acompañado no sólo a nuestros afiliados sino a la docencia en general en diversos conflictos y situaciones escolares problemáticas: salariales, aplicación de la NES y Profesor por cargo, edilicias, hostigamiento laboral, etc.
Como nueva conducción en Ademys, promovemos el avance en la organización interna del sindicato y la democracia sindical, desarrollando un proceso de reforma del estatuto que culminará este fin de año. 
Éstas son sólo algunas de las acciones desenvueltas en este año y medio.
Nuestro planteo programático, con el que constituimos el Frente Multicolor y obtuvimos el apoyo de la mayoría de los afiliados en las elecciones del 29 de noviembre de 2013, orienta nuestra intervención cotidiana frente a la crisis educativa, defendiendo la independencia política de las organizaciones sindicales de los bloques patronales, como principio para defender incondicionalmente los derechos de los/as trabajadores.
El reconocimiento y representación de las minorías en los órganos de conducción nos diferencia del resto de los sindicatos docentes de la ciudad, incluso de la propia central que nos contiene (CTA) que no contempla en sus estatutos  la democracia interna.
Seguimos apostando y construyendo en las escuelas y en Ademys, una organización independiente de los trabajadores para avanzar en la conquista de nuestros reclamos contra las políticas del Estado, las patronales y las burocracias sindicales.

Se profundiza la disgregación del FUD
El Frente de Unidad Docente (FUD) -de orientación michelista (Lista Violeta, Marea Popular, Alternativa Docente-MST, Desborde Educativo)- que salió segundo en las elecciones pasadas y tiene representación, voz y voto en el Consejo Directivo, ha tenido un fuerte retroceso político que se expresa en diferentes renuncias a lugares importantes: Secretaría de Acción Pedagógica (en 2014), cuyo Secretario por la agrupación Marea Docente nunca llegó a asumir las funciones y compromisos, y la recientemente renunciada Secretaría de Administración y Finanzas de Alternativa Docente, quien llevó a cabo la gestión en medio de una serie de irregularidades.
El llamado Frente de Unidad Docente ha quedado reducido a una mínima expresión de la Lista Violeta.
Estas renuncias constantes provocaron problemas de funcionamiento e incluso incumplimientos graves de presentación de balances, informes del uso de las licencias gremiales y ausencias casi completas de las asambleas, reuniones del Consejo Directivo y actividades resueltas por esos organismos.
Ante la presentación de una nueva renuncia (Sec. de Administración y Finanzas), el Consejo Directivo la aceptó y resolvió el reemplazo de forma estatutaria con el primer vocal suplentesegún el orden de distribución de los 19 puestos en la directiva, que se basa ni más ni menos que en la cantidad de votos recibidos por cada lista, puestos ordenados tal como se plantea en el Art LXII de nuestro estatuto. De esta manera, afianzamos la convicción de defender la democracia sindical dentro de Ademys, asumiendo las tareas que la falta de responsabilidad y la desidia política de la oposición no asume ni tiene intenciones de asumir. Este sindicato, bajo esta conducción, ha desarrollado una activa campaña de afiliación, ha extendido su presencia en los escenarios de disputa contra el gobierno, crecido en militancia y en organización, en llegada a las escuelas. Lo actuado por esta conducción en esta primera mitad del mandato no ha sido más que el reflejo de la voluntad de los afiliados que nos eligieron hace año y medio atrás.
Entendemos que con esta decisión, resuelta con métodos democráticos, damos resolución a un problema político que no fue generado por la actual conducción, pero que sin embargo debemos asumir para cumplir con el mandato de los afiliados.

FRENTE MULTICOLOR – Conducción de ADEMYS – CABA, septiembre 2015

NO NOS MOVILIZAMOS PARA DESPEDIRLAS. NOS MOVILIZAMOS PARA QUE VUELVAN.



NO NOS MOVILIZAMOS PARA DESPEDIRLAS.
NOS MOVILIZAMOS PARA QUE VUELVAN.

Alejandra y Elsa tienen que ser reincorporadas a sus puestos de trabajo




La crisis es social, y no la generamos los docentes

Nosotros, los trabajadores y trabajadoras de la educación, lo vemos a diario. No necesitamos que nadie nos cuente de las aulas superpobladas que rebalsan de chicos, muchos de los cuales accedieron a nuestros salones después de las largas filas frente a las escuelas y distritos para conseguir una vacante. Nosotros lo vivimos en primera persona: sufrimos con cada caso de violencia hacia nuestros pibes, padecemos con ellos y sus familias la falta de respuestas desde el estado para paliar el deterioro social. Así como muchos de nuestros salones están colmados de pibes, los centros de salud se hallan en la misma situación. Así como el pueblo trabajador hace largas filas para conseguir una vacante, las debe hacer para obtener un turno en el médico o el dentista en los hospitales públicos. La crisis y sus efectos nos golpean a diario. Los docentes lo sufrimos como trabajadores, y las familias lo padecen como parte de la comunidad. En esta estamos en la misma, a merced de los gobiernos.
Ahora, ¿no resultaría de un gran cinismo e hipocresía que los funcionarios públicos que ganan sueldos varias veces mayores a los de los docentes o enfermeros y que envían a sus hijos a escuelas privadas, nos culpen a los trabajadores por la crisis que ellos administran? ¿No sería una gran ridiculez que los verdaderos culpables de ajustar cada vez más el presupuesto de las escuelas y hospitales públicos que no usan, los responsables de vaciar los Equipos de Orientación Escolar, a la vez nos acusen de los efectos que ese vaciamiento genera? ¿No sería terrible que planteen enfrentar a la comunidad educativa, mientras los responsables políticos del deterioro siguen haciendo impunemente su trabajo de desguace? Eso mismo es lo que está pasando.

El vaciamiento como política, el sumario como forma de meternos miedo

El caso del JIC nº2 del DE 12º es un caso emblemático. Ante el trágico asesinato de un alumno de ese jardín, ocurrido en un hogar donde se ejercía violencia de género y hacia los niños, el Ministerio de Educación porteño decidió hacer lo que mejor sabe: cortar el hilo por lo más delgado, depositar responsabilidades suyas en otro lado.  A contramano de lo que la propia justicia penal o la Junta de Disciplina determinó, el gobierno macrista plantea que la escuela, y las docentes, fueron responsables de no haber intervenido de otra manera en este caso. Apelando a argumentos burocráticos, el gobierno que desmonta los equipos profesionales reduciendo sus miembros a la mitad en pocos años, señala erróneamente el supuesto incumplimiento de protocolos. Los funcionarios que no actúan para prevenir, entran en escena para castigar. Y ese castigo recae sobre las trabajadoras, como intentan hacer con Elsa y Alejandra. Algo que no podemos permitir: por las compañeras, y porque a partir de este hecho tan arbitrario, toda la docencia pasa a ser pasible de un sumario como herramienta de disciplinamiento. Esta sanción solo busca promover el miedo entre los compañeros; pero además, lejos de significar una mayor protección o prevención para los niños, solo busca promover el distanciamiento entre escuela y comunidad, sembrando una nefasta lógica de denuncias preventivas.


Unidad, sí… pero si es para luchar

A casi un mes de un paro unánime de la docencia y una movilización de miles para repudiar el sumario y separación de las compañeras, cabe pensar qué medidas sirven para lograr un triunfo en nuestros reclamos, y cuáles llevan a nuevas frustraciones. La docencia porteña ha dado importantes peleas que no siempre terminaron con triunfos. No alcanza con que nos asista la razón. Enfrente tenemos una patronal prepotente y ensoberbecida. De este lado, una gran dispersión de sindicatos. Los que desde nuestras escuelas marchamos aquel 15 de julio expresamos la voluntad de dar pelea. Y cuánto mejor si eso se daba en unidad. Cabe plantearse, entonces, por qué la mayoría de los sindicatos abandonaron las perspectivas de lucha. ¿Es la vía judicial la única herramienta para ganarle al macrismo, que se archiven los injustos sumarios y que las compañeras vuelvan a sus trabajos? ¿Por qué, a excepción de Ademys, el resto de los sindicatos abandonó la perspectiva de confrontación con el gobierno? Quienes integramos el Colectivo Lista de Maestr@s y Profesor@s nos realizamos éstas y otras preguntas. Entendemos que el llamado público hecho por Ademys al resto de los sindicatos para avanzar con un nuevo paro y una gran movilización de toda la docencia fue negligentemente desoído por las direcciones sindicales, que optando por una vía cómoda y eludiendo el compromiso de dar la pelea a fondo, están poniendo en riesgo seriamente el triunfo de este reclamo. Nuevamente, parecen tener más peso los compromisos -públicos o no tanto- de varias direcciones sindicales con el PRO que la necesidad de unidad para la lucha de los docentes. Así, luego de participar de una medida contundente y en unidad, Camyp parece recordar que le suministró funcionarios al PRO (como el caso de la ex viceministra Ana Ravaglia), y la conducción de UTE vuelve a las medidas testimoniales sostenidas con su aparato para no verse en apuros si miles de docentes en la calle toman un rumbo de lucha que ellos no están dispuestos a encabezar y ni siquiera a acompañar tímidamente.
Ante esto, los docentes debemos ser claros: queremos unidad, pero para luchar. De nada sirve la coordinación entre direcciones sindicales si se la piensa como herramienta para inmovilizar a los que estamos dispuestos a dar la pelea a fondo.
Desde nuestro colectivo planteamos nuevamente el llamado público a las escuelas, a las agrupaciones y a la docencia de conjunto para exigir medidas acordes a la dimensión del conflicto. Si queremos que Elsa y Alejandra vuelvan a sus puestos de trabajo, y no ser los trabajadores los que siempre paguemos los platos rotos, necesitamos contundencia y masividad en las medidas. Necesitamos organizar un plan de lucha real, con paro y movilización de toda la docencia.


Es necesaria la participación activa, y tomar en nuestras manos el rumbo de este reclamo. Nuestra propuesta es dar continuidad a la lucha. Tenemos que frenar el vaciamiento de nuestras escuelas: no necesitamos sanciones injustas, sino más profesionales y la implementación políticas para la protección de la niñez.
Las compañeras tienen que volver. Los sumarios arbitrarios se tienen que terminar.

LUN. 24/8 – 18hs: te invitamos a la reunión del cuerpo de delegados y referentes de escuela. En Ademys, Solís 823.

Colectivo Lista de Maestr@s y Profesor@s- Ademys
http://listademaestros.blogspot.com.ar/  - FB: lista de maestros